Soneto XC (90)

Entonces ódiame ahora o nunca, cuando quieras,
mientras el resuelto mundo se fastidia de mis maneras;
Únete a la odiosa fortuna, hazme daño,
pero luego no aparezcas, cuando todo esté olvidado:
.
No vengas cuando de mi pecho escape la condena
por la espalda de la conquistada pena;
No siga a la noche nubosa una mañana lluviosa
que a lavar una presa ya tomada venga.
.
Si quieres dejarme, no me dejes al final,
cuando otros dolores hayan hecho su parte,
sino al primer asalto, así podre gustar
de entrada lo peor que la fortuna puede dar.
.
Entonces otros intentos de pena, que ahora penas
parecen, comparados con tu pérdida ya no lo serán.

Comentario:
Viene directo con un Entonces del 89. Continua el tono de despecho muy al tono del bolero latinoamericano, nacido en cantinas, peñas y burdeles, y el fino humor expresado en bellas imágenes: ódiame ya, únete a la Fortuna, hazme daño, no le llegues a la desgracia por la espalda, competencia de penas… En fin.  

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Al amigo (1 — 126) y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.