Soneto LXXXVIII (88)

Cuando a concederme luz estés dispuesto
y bajo los ojos del desdén coloques mi merito,
a tu lado contra mí mismo combatiré
y aunque seas perjuro, tu virtud probaré.
.
A mi propia flaqueza estoy acostumbrado,
de modo que a tu favor puedo relatar una historia
que cuente cómo en fallas ocultas yo incurro;
Así tú, perdiéndome, ganas en gloria.
.
Con esto saldré ganador yo también,
pues, doblegando mis pensamientos de amor
las injurias que me aplico son para mí ventaja
doble, cuando sobre mí vences tú.
.
Tanto te pertenezco y tal es mi amor,
que por tu bien cargaré con todo lo que es error.

Comentario:
El maestro nos enseña cómo puedes, perdiendo, ganar dos veces, mientras tu enemigo solo gana una: conviértete en el abogado defensor de él y gana el pleito, claro. 

 

Minientrada | Esta entrada fue publicada en Al amigo (1 — 126), Del corazon y los sentidos (137, 141, 148 y 152) y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .