Soneto LXV (65)

Ya que ni bronce ni piedra ni el mar sin límites,
salvo el olvido, aumenta su poder,
¿Cómo ante esta rabia se plantará la belleza
Que como la acción de la flor es ligera?
.
¿Y cómo la miel del verano, su aliento,
detendrá las horas y su furioso asedio 
cuando ni las duras rocas son sólidas,
ni las puertas de acero, pues todo declina?
.
¡Alack! ¡Terrible pensamiento!,
¿Podrá la preciada joya huir del tiempo?
¿Qué recia mano detendrá el rápido pie?
¿Quién evitará que arrase con lo bello?
.
¡Nadie!, a menos que un milagro ocurra
y en negra tinta brillen estas líneas.

Comentario:
¿Cómo lo que es bello sobrevivirá a la mano ruda del tiempo? 
¿Cómo lo que es solo aliento se plantará ante la decadencia
Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Al amigo (1 — 126) y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.