Soneto XLIX (49)

Contra ese tiempo, si alguna vez ese tiempo viniera,
cuando mis defectos cara seria te vieran 
y tu amor llamado por sensatos auditores 
haya completado su suma cimera;
.
Contra ese tiempo, cuando ante mí pases extraño
y apenas me saluden esos soles, tus ojos;
Y entonces Eros cambiado en otro que no era
encuentre razones para ser juicioso,
.
Contra ese tiempo me lanzo
conociendo mi propio desierto,
y esta mano contra mí mismo regreso
para salvar las razones legales de tu lado.
.
Para dejarme, pobre de mí, tienes sus rígidas leyes;
Ya que para ¿por qué amar? no hay causa que alegue.

Comentario:
Casi al final de los llamados poemas de ausencia encontramos este soneto, quizás porque en los límites de la ausencia habita el olvido. Simplemente, imagina el momento cuando ya no me quieras, cuando apenas me saluden esos soles, tus ojos. O cuando ¿por conveniencia? Eros cambiado en otro que no era encuentre razones para ser juicioso.
El poeta lo justifica en términos legales. Sus leyes te respaldan, aunque nada, (ni sus leyes), responda a esta única pregunta: ¿Por qué se ama?
En el mundo de la Reina Isabel, el 49 es un numero crítico, sustancial, por ser el múltiplo de 7. El séptimo hijo era visto con especial temor, el 7mo. de un 7mo. aun peor. Se les atribuía poderes curativos. En 1427 un curandero proclamaba que era capaz de vencer “el mal” con solo tocarlo, más tarde se descubrió que su padre había tenido solo seis hijos (Shakespeare’s England, Oxford 1916, I.427) El año 63 de Elizabeth fue considerado “milagroso”.
Por su ubicación, los comentaristas asignan enorme importancia a este soneto, porque el maestro al parecer puso gran cuidado en la secuencia de los sonetos. Los números 12 y 60 refieren al reloj, el total de los sonetos dedicados al joven es 126, doble exacto del numero “climatérico” 63. Y, para rematar, 154 sonetos es igual a 14 versos multiplicado por 11 silabas (Gustavo Falaquera)
Este soneto 49 y el 63 tienen significaciones similares y ambos miran hacia el futuro, al (no)soneto de despedida 126:
Again that time, if ever that time come, 49, 1.
Against my love shall be as I am now, 63, 1.
Called to that audit by advis’d respects; 49, 3.
He audit, though delayed, answered must be, 126, 11.
.
Contra ese tiempo, si alguna vez ese tiempo viniera, 49, 1.
En contra de que mi amor termine como yo ahora, 63, 1.
Llamado a revisión por sensatos auditores, 49, 3.
A estas cuentas, aunque atrasadas, hay que responder, 126, 11.
El maestro encapsuló en muros de cristal su amor en estos sonetos, dispuestos en ubicaciones críticas a lo largo de la obra. Para detalle ver G. R. Ledgerhttp://www.shakespeares-sonnets.com/ por Oxquarry Books Ltd. 

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Al amigo (1 — 126), Poemas de ausencia (43 — 52, excepto 49), Sonetos de Decadencia (49, 63, 77, 81, 126) y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.