Soneto XLIV (44)

Si la sustancia torpe de mi carne fuera pensamiento
la humillante distancia no detendría mi camino,
porque sin importar el espacio llegaría adonde
está tu presencia, desde remotos límites.
.
Ninguna materia entonces, aunque mi pie levantara
sobre el más lejano lugar, desterrado de tu forma,
evitaría a mi ágil idea saltar sobre mar y tierra,
pues tan pronto como pensara en ti, llegaría allí.
.
Mas, ¡helás!, me mata la idea de no ser idea
que saltar pueda millas cuando tu imagen ha huido
porque al estar formado de agua y tierra
debo esperar por el tiempo y guardar mi queja.
.
De elementos tan lentos solo recibo
pesadas lágrimas, prendas de dolor y olvido.

Comentario:
El espacio y el tiempo nos permiten contenernos y ser, disfrutar de la existencia, vivir. Pero el hombre aguijoneado por el amor los experimenta como limites y pesos. Solo las ágiles ideas pueden violar sus reglas de piedra, entonces quiero ser pensamiento. Son los dos primeros cuartetos. 
Dos de los elementos de los cuatro que todo lo forman, (según los pre-socráticos),  agua y tierra me forman. Son elementos pesados y lentos frente al pensamiento, y que solo me traen lágrimas, penas y ausencias. Es el tercer cuarteto y el pareado.
El 44 forma un anillo perfecto con el soneto 45.
Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Al amigo (1 — 126), Poemas de ausencia (43 — 52, excepto 49) y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.