Soneto XXVI (26)

Señor de mi amor, a quien en vasallaje
mi deber a su mérito se ha tejido,
a ti envío esta embajada para observar
deber, no para mostrar ingenio.
.
Deber tan grande, que ingenio tan pobre como el mío
pasaría por estéril al no encontrar palabras;
Pero espero que algún concepto tuyo,
pensado en tu alma, al desnudo las preste,
.
Hasta que la estrella que en alguna forma me guía
apunte hacia mí con gracia su rostro
y vista mi dilapidado amor, y pueda yo,
a tu saludo, mostrar mi valía.
.
Entonces en lo mucho que te amo me mostraré;
Hasta entonces, no sea que me veas, la cabeza no enseñaré.

Comentario:
El soneto esta construido en tono de despedida. Se encuentra exactamente a cien sonetos del inicio del ciclo de la dama de oscura alma. Es una secuencia de formas y figuras retoricas de súplica, de excusa.
La lengua del poeta sigue muda, no logra expresar lo grande que tiene que expresar. pero algún concepto del amigo, pensado en su alma, vendrá a prestar lo que falta.
Al principio de este océano de (relativa) calma aclaramos que ciertas diferencias sociales acarician esta tranquilidad. Aquí están sospechosamente teñidas de ligero humor. Hay algo en la lectura de estas formas, su distancia respetuosa, que hace presente una elegancia perdida.
Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Al amigo (1 — 126), Océanos de (relativa) paz (20 — 32) y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.